Los beneficios del ejercicio para una pareja

Los increíbles beneficios de hacer ejercicio son infinitos.

Además de ser divertido (a veces), te ayuda a aliviar el estrés, a probar cosas nuevas y a ser una persona más feliz en general.

Pero no bromeamos cuando decimos que hacer ejercicio beneficia a todos los aspectos de tu vida, ¡incluido el departamento del amor! Hemos hablado con expertos en sexo para saber exactamente cómo hacer ejercicio puede hacer que tu vida sexual sea más caliente, más larga y mejor.

Y no hace falta ser una experimentada actriz porno italiana que aparezca en el porno tube para tener un gran rendimiento sexual con tu pareja sentimental.

Los beneficios del ejercicio en las tuas actividades con tu pareja

  • Más dulce. Un entrenamiento rápido hace que tu vida sexual sea mucho mejor. Más dulce porque tienes el control. No se trata de una decisión impulsiva, sino de probar nuevos movimientos y gustos. Pruebas nuevas posiciones y exploras los diferentes paisajes sexuales. Como estás probando cosas nuevas, encuentras cosas que te gustan y que no te gustan. Esto te da una actitud más equilibrada y hace que tu experiencia sexual sea más variada.
  • Más vívida. Con esto, es probable que necesites una mamada para sacar el máximo partido al sexo. Es algo nuevo, excitante y mucho más diferente de lo que habías hecho antes.
  • Mejor para ti. Como estás probando cosas nuevas y no participando en algo conocido, te permites disfrutar de menos alergias. Es más probable que te salgan sarpullidos o infecciones por hongos a causa del sexo.
  • Mejor para tu pareja. Como estás probando nuevas experiencias sexuales, estás haciendo tu relación más abierta y transparente. Estás creando una atmósfera excitante, buena y saludable para que tu pareja esté contigo.
  • Más barato. Como has podido ahorrar dinero para hacer más viajes, has podido hacer cosas que antes eran imposibles. Esto incluye yoga, pilates, clases de cocina, etc. Incluso cuando pruebes cosas nuevas, a tu marido no le saldrá un sarpullido por el ejercicio y podrá seguir ejercitándose.

Algunos consejos para probar nuevos lugares sexuales:

Si has notado un sarpullido al hacer algo nuevo, entonces definitivamente no lo hagas. Me he dado cuenta de que si has estado en una situación en la que tu marido ha tenido un sarpullido por algo extraño, ya has estado en la situación. Realmente no hay razón para entrar en una situación en la que podría ocurrir algo.

Para tu pareja: No te preocupes por tu relación. Piensa en ti misma. Hazla más interesante. Prueba cosas diferentes. Explora tus opciones sexuales.

Algunas razones por las que deberías ser cauteloso a la hora de probar nuevas experiencias sexuales:

  • Ya lo has pensado bastante. Has pensado en lo que harías si te enteraras. ¿Cómo lo manejarías? ¿Sería algo humillante?
  • Tienes miedo de que te salga un sarpullido. El miedo a que te salga un sarpullido no va a impedir que pruebes algo nuevo. Te va a dar confianza para probar cosas nuevas. Y lo que es más importante, te ayudará a ser más consciente. Prueba cosas diferentes y mantén un ojo abierto para cualquier cosa que pueda ocurrir.
  • No tienes tiempo para tomártelo con calma. No te sale un sarpullido porque crees que te saldría un sarpullido si te lo tomaras con calma. Piensa en ello. Vives con un hombre. Pruebas cosas nuevas con él. Le llevas a algún sitio y te dice que le ha salido un sarpullido. ¿Te vas a negar?
  • No tienes el valor. Mientras tanto, has probado algunas cosas y te has dado cuenta de que no es bueno para ti. ¿Por qué no arriesgarse? ¿Por qué dejar que ocurra algo así?

Esta es la razón por la que creo que no es una buena idea correr este riesgo. Podrías acabar avergonzado y humillado. Pero por otro lado podrías descubrir que él no tiene ni idea. Así que es más probable que salga herido y dañado. Además, él podría enfadarse y humillarse y podría ser perjudicial para vuestras futuras relaciones.

Es una decisión difícil probar algo nuevo. No hace falta pensar mucho para decidirse. Y puede ser un momento emocionante. Pero creo que no es una buena idea porque podría haber una alta probabilidad de fracaso. Podrías acabar siendo humillado mientras tanto. Pero, a cambio, podrías descubrir tus propias habilidades y tu confianza, y podrías acabar estando más segura de tu hombre. Es una apuesta.